domingo, 19 de noviembre de 2017

ERA UN CONOCIDO GAY Y PORTADOR DEL VIH: LA VIRGEN PROVOCÓ UN CAMBIO EN SU VIDA Y LE REGALÓ UNA MUJER



Luca di Tolve cuenta su fuerte proceso de conversión en el libro «Yo fui gay»

Luca di Tolve cuenta en su libro el testimonio de conversión y cómo dejó la vida homosexual.

Luca di Tolve es un ejemplo claro cómo dejándose hacer por Dios y por la Virgen se puede dar un giro completo a una vida llena de sufrimientos y muerte. Este italiano ahora está casado con su esposa Terry y tiene una hija pero antes era homosexual, portador del VIH y era  muy conocido tras haber sido Mister Gay.

Sin embargo, la vida de desenfreno y de mucho dinero le fue hundiendo más y más, hasta que la Virgen le rescató y le ayudó dejar el estilo de vida homosesual para alcanzar una vida en plenitud. Cari Filii News ha recogido su historia: 
Luca di Tolve provocó un gran revuelo en Italia tras publicar un libro en el que contaba cómo fue su vida homosexual, cómo la abandonó y el proceso de conversión que se produjo en su vida. Ahora este libro ha llegado a España, donde a buen seguro sacudirá el panorama actual, completamente sometido a la ideología de género. Se titula Yo fui gay  (Libros Libres) y en él explica con detalle el importante papel que la Virgen María, a través de Medjugorje, ha tenido en su vida.

LAS CAUSAS DE SUS SUFRIMIENTOS SE REMONTAN A LA INFANCIA
Sus sufrimientos se remontan a su infancia, cuando fue abandonado por su padre lo que hizo que su madre tuviera una relación con él de posesividad. Así fue como empezó a cuestionar su identidad sexual y se introdujo en la vida gay. Pero fue la muerte de sus amigos por el SIDA y su propio contagio lo que le hizo tocar fondo y pedir ayuda al Dios al que odiaba.

“En el recorrido de recuperación de mi identidad le debo mucho a la figura de Dios Padre y a la maternidad de María: en ellos encontré el modelo de progenitor que me había faltado y que el mundo no me ayudó a encontrar”, cuenta Luca di Tolve en el libro que acaba de ser publicado en España.

De este modo, añade que “para una persona como yo, que había buscado la llave de la felicidad en la satisfacción emotiva, fueron necesarias la ternura y la fidelidad de una Madre que supiera influir sobre los sentimientos rectos y conquistarme a nivel afectivo. Y sucedió, que en el desierto, en el frío del alma, María llamó varias veces a mi corazón hasta que, en Medjugorje, se lo abrí definitivamente”.

“LA VIRGEN ME DIRIGIÓ A LA CONFESIÓN”
Recuerda que él se veía como una víctima del sistema, y “como homosexual, entré en polémica con Dios, la Iglesia, la sociedad y el estado, reivindicando un derecho a la misericordia, sin arrepentimiento o petición de perdón”. Sin embargo, vio que necesitaba la voluntad de cambiar de actitud y “fue la Virgen la que me dirigió a la confesión”.

En todo momento, María acompañó a Luca en este proceso, no se separó ni un instante de él.  Cuenta en su libro que “la acción de María se manifestó de manera ordinaria y, al mismo tiempo, extraordinaria… Cuando la angustia me asaltaba, solía recurrir a la radio, sólo para distraerme un poco; pues bien, en ese periodo de constante aflicción, sucedía que cada vez que hacía clic, empezando a jugar con la rueda de las frecuencias radiofónicas, acababa encontrando siempre las transmisiones de Radio María, y siempre en un momento en que parecía que estuvieran hablándome precisamente a mí o hablando sobre mí”. 

Precisamente Radio María fue un instrumento clave en su conversión, donde conoció mejor a la Virgen y los mensajes de Medjugorje. Ahí comenzó a ver una luz a la oscuridad de su vida. Luca explica que había probado de todo, se había comprometido a distintas causas pero al final “te encuentras solo, desplazado, y con el aniquilamiento, llega la desesperación”. Esta situación le ocurrió precisamente “al ver morir de SIDA a mis amigos y descubrir que yo también era seropositivo. Cuando me vi forzado a detenerme me puse a pensar y tuve la intuición, la humildad, el valor –no sé- de pedir y aceptar ayuda. El Señor, a través de mis amigos, de médicos y sacerdotes, de sus santos y de la Virgen, me socorrió”. Fue entonces cuando tembloroso decidió entrar a una iglesia a confesarse. En el libro cuenta la extraordinaria confesión que vivió en la que cita la influencia del Padre Pío. Una frase le marcó profundamente de aquel sacerdote: “¡Debes comportarte como un cristiano!”. Con la absolución encontró una paz hasta entonces desconocida para él. Después sólo pudo quedarse contemplando el Sagrario.

LA “MADRE HERMOSÍSIMA” QUE LE ESPERABA”
Su vida tomaba ya otra dirección pero todo lo que le rodeaba en su vida diaria seguía siendo igual. Se despertaba con ansiedad, no conseguía ir a trabajar, sufría ataques de pánico… “Estaba hundiéndome en el abismo”, afirma. Y de repente empezó a buscar respuestas con técnicas de relajación enseñadas por Buda.

Entonces, un pensamiento penetró con fuerza en su alma: “Luca, si tienes a la Virgen, una madre hermosísima que te espera; tienes a Jesús que se ha sacrificado por ti… ¿y rezas delante de una hoja de papel y fruta”.

Y entonces cuenta que la Virgen le regaló el arma para derrotar la angustia y los engaños del demonio. En su casa, medio escondido y lleno de polvo apareció un Rosario. Rezó, rezó y rezó y “lentamente –agrega- me fue invadiendo, en un crescendo sublime, un calor indescifrable, una paz que me llenó totalmente”.

Ahora sí que su vida era otra alejándose de verdad  del “fragor del mundo gay”, alejándose de las tentaciones, volviendo siempre a casa antes de que anocheciese y encontrando un ritmo de vida completamente diferente pues dejó de ser “acompañante” de personas ricas y poderosas, gracias a lo cual ganaba mucho dinero. “Amigos y conocidos del mundo homosexual empezaron a considerarme un loco”.

Medjugorje fue clave en la conversión y cambio de vida de Luca.

MEDJUGORJE, CLAVE EN SU CAMBIO DE VIDA
Medjugorje tuvo parte esencial en esto. Durante todo ese tiempo, gracias a Radio María conoció los mensajes y lo que ocurría en aquel pequeño pueblo bosnio. “Me conmovía pensar que, desde hace tanto tiempo, María deja a diario el Paraíso para venir a salvar a gente como yo”, cuenta.
Y gracias a este corazón inflamado decidió peregrinar al santuario mariano. Esta experiencia cambió su vida para siempre y en el libro la cuenta con detalle. Iba a dar gracias a la Virgen pero encontró mucho más.
“Fue como si, una vez llegado a Medjugorje, la Gospa (la Virgen María) hubiera establecido mi agenda, haciéndome conocer a las personas y vivir las situaciones que había predispuestas, queriendo mi bien”, afirma Luca.

LA VIRGEN LE TENÍA PREPARADO UN GRAN REGALO
Este italiano cuenta que tras la vuelta de aquella peregrinación vivió “el periodo más sereno y luminoso que yo recuerde. Más que caminar parecía levitar e iba a trabajar con una sonrisa en los labios”. Ya no sentía necesidad de satisfacer sus deseos sexuales y además empezó a hablar de Dios y de la Virgen a todo el mundo, incluidos sus amigos homosexuales.

Su vida de fe tuvo además otras consecuencias. “A medida que se curaron las heridas, emergieron pasiones típicamente masculinas y, con ellas, deseos y sentimientos que había sofocado cuando, en cambio, me había identificado con un yo femenino. Comenzaba finalmente a reconocer mi masculinidad y a aceptar con ella los desafíos de la vida”.
Pero la Virgen todavía guardaba otro regalo muy especial para Luca, el descubrimiento del matrimonio y de la paternidad. Conoció precisamente en Medjugorje a la que hoy es su mujer, y con la que ha sido padre de una niña.


NUESTRA SEÑORA DE AKITA




Pablo Luis Fandiño.
...
Ubicación de Akita y epicentro del terremoto que asoló Japón...

Akita es una pequeña ciudad ubicada al noroeste de Honshu, 
la principal isla del Japón, al extremo opuesto de Sendai, la población más afectada por la reciente desgracia.

Al contrario de Portugal, donde Nuestra Señora de Fátima se apareció en 1917, la religión católica ha sido invariablemente minoritaria el país del sol naciente. Sin embargo, como lo destaca la Enciclopedia Católica en su introducción al artículo sobre los mártires japoneses: “No hay en toda la historia de la Iglesia, un solo pueblo que pueda ofrecer a la admiración de los anales cristianos del mundo, tan glorioso como tan dilatado martirologio, como el de las gentes del Japón”.

1) Akita fue, en el siglo XVII, efusivamente regada con la sangre de los mártires. 
En efecto, el 3 de junio de 1624, durante una feroz persecución que se desató contra los católicos, Masakage, hijo del señor feudal de la región de Akita, mandó quemar vivos en esta ciudad a 32 cristianos.

2) La Madre de Dios escogió pues esta tierra bendita, para dar a conocer sus más íntimos pensamientos, como un complemento del mensaje revelado en Fátima. Una imagen de madera y una vidente sorda... Hna. Agnes (Inés) Katsuko Sasagawa: En Akita no hubo propiamente una aparición de la Santísima Virgen como en la Cova da Iría, sino que de manera inexplicable una imagen suya cobró vida.

La estatua milagrosa, de una sola pieza, fue esculpida a fines de la década de los 60 por el artista japonés Saburo Wakasa, budista de religión, tomando como modelo una estampa de "Nuestra Señora de Todos los Pueblos, de Ámsterdam", y añadiéndole rasgos orientales.

La imagen representa a la Virgen María con los brazos abiertos y extendidos hacia abajo —como caracteriza a la "Medalla Milagrosa"—, de pie sobre el globo terráqueo y delante de una gran cruz sobre la cual está apoyada. El conjunto, que mide unos 90 centímetros de altura, fue tallado en madera dura de “árbol de Judea”, sin ningún tipo de uniones o empalmes.
3) María Santísima se manifestó en tres ocasiones en 1973 a la hermana Agnes (Inés) Katsuko Sasagawa, cuando ésta tenía 42 años de edad, en el convento de las Siervas de la Sagrada Eucaristía en Yuzawadai, en las proximidades de Akita, en la región septentrional de Tohoku. A raíz de una deficiente­ operación de apéndice, la vidente­ padeció en su juventud graves trastornos de salud; durante una década quedó prácticamente paralítica. En el hospital, le dieron a beber agua de ­Lourdes, con lo que experimentó una sensible mejoría. Convertida al catolicismo, se hizo religiosa.

Preludios a la manifestación de la Virgen María...

Los sucesos de Akita fueron precedidos por apariciones angélicas y fenómenos luminosos como en Fátima.

En 1969, la joven Inés, fue favorecida con la aparición de un ángel, simétrica a la que en 1916 tuvieron Lucía, Francisco y Jacinta.

El celeste emisario recitó con ella el santo rosario y le enseñó —sugestiva coincidencia— la misma oración que la Virgen de Fátima había dictado a los tres pequeños videntes al final de su tercera aparición, el 13 de julio de 1917, para rezar después de cada misterio: “Cuando recéis el rosario, decid después de cada misterio: ¡Oh! Jesús mío, perdónanos, líbranos del fuego del infierno, lleva a todas las almas al cielo, principalmente a las que más lo necesiten”. 
4) El 12 de mayo de 1973, un mes después de haber ingresado al convento de las Siervas de la Sagrada Eucaristía, la hermana Inés rezaba ante el Santísimo Sacramento cuando observó unos rayos brillantes que emanaban del Tabernáculo. El fenómeno se repitió en los dos días siguientes. La noche del viernes 28 de junio de aquel mismo año, la hermana Inés descubrió en la palma de su mano izquierda una herida en forma de cruz, era un estigma de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, que le causaba un dolor extremo.
El 5 de julio, del centro de la herida comenzó a fluir sangre.
...
Primer mensaje — 
Viernes, 6 de julio de 1973.

Al día siguiente cerca de las tres de la mañana, su ángel de la guarda se le aparece y le dice:
“No temas. Soy el que está a tu lado y te guarda. Ven y sígueme. No reces únicamente por tus pecados, sino en reparación por los pecados de la humanidad. El mundo actual hiere al Sagrado Corazón de Jesús con sus ingratitudes y sus ultrajes. La herida de la mano de la Santísima Virgen es mucho más profunda que la tuya. Ahora vamos hacia la capilla…”

Al entrar en la capilla, el ángel desapareció. 

Después de rezar ante el Sagrario, la hermana Inés, que había quedado completamente sorda a raíz de una enfermedad, se aproximó a la estatua de Nuestra Señora. De pronto vió que la imagen tomaba vida y, escuchándola, le habló:

“Hija mía, novicia mía, tú me has obedecido bien en abandonarlo todo para seguirme. ¿Es dolorosa la enfermedad de tus oídos? Tu sordera será curada, te lo aseguro. Ten paciencia. Ésta es la última prueba. ¿Te causa dolor la llaga de tu mano? Reza en reparación por los pecados de los hombres. Cada persona en esta comunidad es mi hija irreemplazable. ¿Enuncias bien la oración de las Siervas de la Eucaristía? Entonces recémosla juntas: Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Sagrada Eucaristía, te consagro mi cuerpo y mi alma para que sea enteramente uno con Tu Corazón, sacrificado a cada instante en todos los Altares del mundo y dando alabanza al Padre, implorando por la venida de Su Reino. Recibe este humilde ofrecimiento de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y la salvación de las almas. Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo. Te ruego me defiendas y protejas como hija tuya. Amén”.

Cuando terminaron de recitar la oración, la Santísima Virgen le dijo:
“Reza mucho por el Papa, los obispos y los sacerdotes. Desde tu bautismo siempre has rezado fielmente por ellos. Continúa rezando mucho… mucho. Dile a tu superior todo lo que pasó hoy y obedécele en todo lo que te diga. Él ha pedido que reces con fervor”.

A la mañana siguiente, las religiosas descubrieron en la mano derecha de la estatua una herida similar a la de la hermana Inés, de la cual manaba sangre.
El 25 de julio, el obispo de Niigata y ordinario local, Mons. John Shojiro Ito, se hizo presente en el convento para verificar el sangrado en la mano de la imagen, que se intensificó al día siguiente.

El viernes 27 de julio, la herida en la mano de la hermana Inés desapareció sin dejar rastro; su ángel de la guarda le dijo:
“Tus dolores terminarán hoy. Guarda con mucho celo el recuerdo de la sangre de María y grábalo en tu corazón. La herida de María tiene un significado muy importante: Ha sido hecha para obtener vuestra conversión, para implorar la paz, para reparar las ingratitudes, ofensas, ultrajes e injurias que Dios recibe. 
Tengan en gran estima la devoción a la preciosísima sangre de Cristo”.

...
Segundo mensaje — 
Viernes, 3 de agosto de 1973.

En julio de 1972, la Imagen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima, esculpida bajo la orientación de la Hna. Lucía, vertió lágrimas en la ciudad de Nueva Orleans, EE.UU.
Nuestra Señora: “Hija mía, mi novicia, ¿amas al Señor? Si amas al Señor, escucha lo que tengo que decirte. Es muy importante… se lo comunicarás a tu superior. Muchos hombres en este mundo afligen al Señor. Deseo almas que lo consuelen para suavizar la ira del Padre Celestial. Deseo, al igual que mi Hijo, almas que hagan reparación con sus sufrimientos y pobreza por los pecadores e ingratos. Para que el mundo conozca Su santa ira, el Padre Celestial está preparando para infligir un gran castigo sobre toda la humanidad. Con mi Hijo he intervenido tantas veces para apaciguar la cólera del Padre. Yo he prevenido la venida de calamidades ofreciéndole los sufrimientos del Hijo en la cruz, Su Preciosa Sangre, y amadas almas que le consuelan formando una cohorte de almas víctimas expiatorias. Oración, penitencia y valerosos sacrificios pueden aplacar la cólera del Padre. Yo deseo esto también de tu comunidad… que ame la pobreza, que se santifique y rece en reparación por las ingratitudes y los ultrajes de tantos hombres. Recita la oración de las Siervas de la Eucaristía con conciencia de su significado; ponla en práctica; ofrece en reparación (cualquier cosa que Dios envíe) por los pecados. Que cada uno procure, según su capacidad y posición, ofrecerse enteramente al Señor. Incluso en un instituto secular la oración es necesaria. Ya las almas que desean rezar están en camino de ser reunidas. Sin poner demasiada atención a la forma, sé fiel y ferviente en la oración para consolar al Maestro”.

Después de un silencio, Nuestra Señora prosiguió:
“¿Es verdad lo que piensas en tu corazón? ¿Estás verdaderamente decidida a convertirte en piedra rechazada? Mi novicia, tú que deseas pertenecer sin reservas al Señor, para ser la esposa digna del Esposo, haz tus votos sabiendo que debes ser clavada en la cruz con tres clavos. Estos tres clavos son la pobreza, la castidad y la obediencia. De los tres, la obediencia es el fundamento. En total abandono, déjate guiar por tu superior. Él sabrá cómo entenderte y dirigirte”.

...
Las señales extraordinarias se multiplican.

El 29 de setiembre de 1973 desapareció también la herida en la mano de la imagen. 
Aquella misma noche, durante el oficio de la comunidad, una luz brillante envolvió la estatua y todo el cuerpo de la escultura quedó cubierto por una humedad, como la transpiración. 
El ángel de su guarda dijo a la religosa: “María está aún más triste que cuando derramó sangre. Enjugad el sudor”.

Las religiosas lo recogieron con copos de algodón, que exhalaron agradables perfumes durante quince días.
...
Tercer mensaje – 
Sábado, 13 de octubre de 1973.

Columnas de humo se levantan sobre las ruinas del centro de la ciudad de Yamada, en Iwate.
En el aniversario del Milagro del Sol en Fátima, la hermana Inés escuchó también por última vez aquella voz inefable que le hablaba por medio de la imagen, la de nuestra Señora:
“Mi querida hija, presta atención a lo que tengo que decirte. 
Tú informarás a tu superior”.

Después de un corto silencio:
“Como te dije, si los hombres no se arrepienten ni mejoran, el Padre infligirá un terrible castigo a toda la humanidad. Será un castigo mayor que el diluvio, como nunca antes se ha visto. Caerá fuego del cielo y acabará con una gran parte de la humanidad, tanto a buenos­ como a malos, sin excepción de sacerdotes ni de fieles. Los sobrevivientes se encontrarán tan desolados que envidiarán a los muertos. Las únicas armas que subsistirán serán el rosario y la señal dejada por mi Hijo. Reza cada día las oraciones del rosario. En el rosario, reza por el Papa, los obispos y los sacerdotes. La obra del demonio se infiltrará hasta dentro de la Iglesia, de tal forma que uno verá cardenales oponiéndose a cardenales, obispos contra obispos. Los sacerdotes que me veneran serán despreciados y enfrentarán la oposición de sus hermanos… saquearán Iglesias y Altares; la Iglesia estará llena de aquellos que aceptan compromisos y el demonio presionará a muchos sacerdotes y almas consagradas a dejar el servicio del Señor. El demonio será especialmente implacable contra las almas consagradas a Dios. El pensamiento de la pérdida de tantas almas es la causa de mi tristeza. Si los pecados aumentan en número y gravedad, no habrá perdón para ellos. Con valentía, habla con tu superior. Él sabrá como animar a cada uno de ustedes a rezar y llevar a cabo obras de reparación”.

“¿Quién es mi superior?”, preguntó la novicia a la Santísima Virgen; mientras su ángel de la guarda, dijo en tono de reprensión a la religiosa: “En ocasiones como ésta, deberías de tener una pregunta más importante que hacer”.

Hermana Inés: “Es que, además del obispo, yo tengo tres superiores y por ese motivo creí que era importante aclarar esto”, replicó al ángel.
Nuestra Señora: “Es el obispo Ito, quien dirige vuestra comunidad”.
La Virgen sonrió y enseguida añadió: “¿Tienes algo más qué preguntar? Hoy es la última vez que te hablaré de viva voz. De ahora en adelante obedecerás a aquel que te envíe y a tu superior. Reza mucho las oraciones del rosario. Sólo yo puedo aún salvarles de las calamidades que se acercan. Aquellos que ponen su confianza en mí se salvarán”.

...
Las milagrosas lacrimaciones de la estatua.

Un barco es zarandeado por un remolino frente al aeropuerto de Sendai, luego del terremoto de 9,0 grados en el Japón. Desde el 4 de enero de 1975 hasta el 15 de setiembre de 1981, se produjo con intervalos irregulares la lacrimación de la imagen de Nuestra Señora de Akita en 101 ocasiones. Además de las religiosas, cientos de personas —creyentes y no creyentes, hasta budistas eminentes— atestiguaron los hechos. Entre ellos el capellán del convento, el obispo de Akita y el alcalde de la ciudad. La lacrimación del 8 de diciembre de 1979, fue filmada por un equipo de televisión a las once de la noche, en la fiesta de la Inmaculada Concepción, y trasmitida a doce millones de personas en todo el Japón.

5) A modo de interpretación de estos hechos, nos vienen a la memoria los comentarios que Plinio Corrêa de Oliveira escribió en su columna semanal de la “Folha de São Paulo”, cuando en julio de 1972 la Imagen Peregrina Internacional de Nuestra Señora de Fátima vertió lágrimas en diversas ocasiones en la ciudad de Nueva Orleáns, Estados U­ni­­dos: “El misterioso llanto nos muestra a la Virgen de Fáti­ma llorando sobre el mundo ­contemporáneo como otrora Nuestro Señor lloró sobre Jerusalén. Lágrimas de afecto tiernísimo, lágrimas de dolor profundo, en la previsión del castigo que vendrá”.

6) Aprobación canónica...
Después de una exhaustiva investigación que duró ocho largos años, Mons. John Shojiro Ito publicó una Carta Pastoral el 22 de abril de 1984. En ella, el obispo de Niihata proclama que no se puede negar el carácter sobrenatural de los hechos ocurridos en el convento de las Siervas de la Sagrada Eucaristía en Yuzawadai, y autoriza el culto a la Santísima Virgen de Akita en toda su Diócesis. Posteriormente, el 20 de junio de 1988, el Cardenal Joseph Ratzinger, SS BENEDICTO XVI, entonces Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, emitió el juicio definitivo sobre dichos sucesos y mensajes, declarándolos dignos y merecedores de fe.
...
7) Notas.-

1. Japanese Martyrs in www.newadvent.org/cathen/09744a.htm
2. Cf. Diogo Waki, ¿Los pasos de Dios en la Historia?, in Catolicismo, no 724, abril de 2011.
3. Su nombre científico es Cercis siliquastrum, originario de Palestina.
4. Antonio Borelli Machado, Fátima: ¿Mensaje de Tragedia o de Esperanza?, El Perú necesita de Fátima, 2004, Lima, p. 60).
5. Luis Dufaur, Nuestra Señora de Akita: la Fátima del Oriente, in http://aparicaodelasalette.blogspot.com 
6. Lágrimas, milagroso aviso, in Tesoros de la Fe, no 46, octubre de 2005.
7. Los textos de los mensajes de la Virgen de Akita han sido compulsados con base en las siguientes obras: P. Teiji Yasuda S.V.D., Akita: The Tears and Message of Mary, 101 Foundation, Nueva Jersey, 1989; y, John Haffert, The Meaning of Akita, 101 Foundation, Nueva Jersey, 1989.



ESCONDER LOS TALENTOS


Meditación. Los talentos que Dios concede.

Por: P. José Luis Richard | Fuente: Catholic.net
Los talentos, es decir, los dones de la vida, aquello que somos, los podemos considerar como una fortuna. Pero haremos bien en no olvidar nuestra responsabilidad: del uso que hagamos de ellos dependerá nuestra salvación.

Así lo manifiesta el Evangelio. Al siervo negligente lo condena no por lo que hizo, sino por lo que dejó de hacer. No porque perdió el dinero, sino porque no lo usó: y a ese siervo inútil, arrojadle a las tinieblas. En el juicio final, no acusa a los que están a su izquierda de haberle golpeado, insultado o robado. Cristo no les reprocha alguna acción deshonesta que hayan cometido. Sólo les echa en cara el bien que no le hicieron: cuando no lo hicisteis a mis hermanos, tampoco a mí me lo hicisteis.

Malvado llama Cristo al siervo perezoso. ¿Por qué?

Porque el talento que había recibido no le pertenecía. Era de Dios. El mismo lo confiesa: Señor, aquí tienes tu talento. A él le correspondía administrarlo conforme al deseo de su dueño.

Pero es que, además, cuando Dios concede a alguien un talento, está pensando en todos aquellos a quienes beneficiará cuando ese talento produzca. De ahí que el pecado de omisión, el no producir intereses con el talento recibido, se convierta en un auténtico robo, en traición a los hermanos para quienes estaba destinado.

Nos escandaliza y duele la traición de Judas. La Iglesia naciente chorreó sangre y se estremeció en sus cimientos ante ella. Pero salió victoriosa por la fidelidad militante y operosa de los once apóstoles. Si éstos no hubieran trabajado hasta la muerte por el triunfo de la Iglesia, ¿no hubieran sido ellos los auténticos traidores, mil veces más culpables que el mismo Judas?

Nuestra tarea como cristianos es similar a la de los once. Dios en su designio misterioso ha querido ligar la salvación de los hombres a nuestra fidelidad y a nuestro celo apostólico de cada cristiano. Ahí está el gran talento que coloca con cuidado en nuestras manos. ¡Qué misterio de bondad por parte de Dios pero qué inmensa responsabilidad para cada uno de nosotros!

No omitamos, pues, ni la más pequeña ocasión para hacer el bien. Cuesta poco y da mucho fruto saludar con una sonrisa al vecino, felicitar al compañero de trabajo cuando le ha salido bien su tarea, defender al Papa en una conversación, visitar a tal enferma que se encuentra enferma o sola...

Valoremos nuestros talentos. Seamos conscientes de las inmensas oportunidades que Dios nos da durante el día para colaborar con Él en la extensión de su Reino. Así podremos escuchar de sus labios aquellas otras palabras tan consoladoras: "Animo, siervo bueno y fiel..."

Gracias, Señor, por los talentos que me has dado y la confianza que me muestras. Lucharé con celo por hacerlos fructificar. Pero sin angustia: lo esencial para Ti no es la cantidad conseguida, sino el amor y el esfuerzo.


¿CÓMO HACER QUE TODO CUANTO HAGAS SE CONVIERTA EN ORACIÓN?


7 recomendaciones prácticas nos sirven de respuesta.

Por: Fray Nelson Medina, OP | Fuente: fraynelson.com
Pregunta:
Hola Fray Nelson Dios te bendiga hoy y siempre. quería preguntarte lo siguiente: ¿Cómo hacer que todo cuanto hagas se convierta en oración? - LTVJ.

Respuesta:
Haces bien en preguntar porque el apóstol Pablo nos exhorta: "Orad sin cesar" (1 Tesalonicenses 5,17). Algunas recomendaciones prácticas sirven de respuesta:
1. Vivir en gracia de Dios. El primer modo de estar en comunión con Dios es también la primera razón por la que somos gratos a Él, a saber, porque acogemos de una manera viva y agradecida el don de su amor y redención, lo cual, en lenguaje breve y sencillo se dice: estar en gracia de Dios; gracia renovada con la participación en los sacramentos y singularmente la Eucaristía, ojalá diariamente.

2. Tener un ritmo de oración propiamente dicha. Antes de intentar que "todo" sea oración hay que tener experiencia viva, frecuente, habitual, gozosa sin romanticismo, de lo que es orar. Además de la Eucaristía cotidiana, si es posible, conviene tener unos ritmos propios de oración por ejemplo a través de la Liturgia de las Horas, el Santo Rosario, la Coronilla de la Misericordia, o prácticas semejantes.

3. Ofrecer el día a Dios, desde su comienzo. El Señor ha querido que seamos libres y no roba lo que no queremos darle. Un corazón lleno de fe y gratitud hace una intención diaria, incluso renovada a lo largo del día, de ofrecer tanto los éxitos como las dificultades. Como ganancia adicional, este tipo de ejercicio ayuda a educar nuestro carácter y a madurar emocional y espiritualmente.

4. Utilizar jaculatorias: breves invocaciones que caben en un segundo o dos, y que nos recuerdan las buenas intenciones de nuestro ofrecimiento diario y de las demás intenciones. Una de las más comunes entre estas jaculatorias es: "¡Por tu amor, Jesús!" -- muy útil en momentos de dificultad o de contradicción.

5. No olvidar completar la jornada con un examen de conciencia. No tiene que ser exhaustivo pero sí completo. Nos ayuda a mejorar los propósitos, y a aprender a usar mejor las oportunidades de unión con Dios.

6. Recordar a menudo nuestros santos afectivamente más cercanos. Así como ellos son "amigos fuertes de Dios," según la expresión de Santa Teresa de Jesús, también son fuertes amigos de nuestra santificación. Sus ejemplos, la manera como respondieron a sus propios desafíos, las palabras y enseñanzas que dejaron, son elementos preciosos que podemos ir integrando a nuestra personalidad y camino de fe.

7. "Mira que envío un Ángel, que irá delante de ti," le dijo Dios a Moisés, refiriéndose al camino de todo el pueblo. No nos ha abandonado Dios, y sus Ángeles Custodios son poderosos aliados, no solamente para rescatarnos de dificultades materiales o de accidentes físicos, sino sobre todo, aliados en la obra sublime del adelanto en nuestra conversión y santificación.


LA FE SE SIEMBRA EN CASA


Consejos útiles que los padres podrían seguir para acercar a los hijos al Catolicismo.

Por: Alma Delia Suárez | Fuente: http://www.agenciacatolica.org
Es lamentable que en muchos hogares, la fe se mantenga aislada, abandonada y olvidada por los miembros de la familia, como si ésta fuera inútil e innecesaria para estar cerca de Dios, o peor aún, para no estarlo. Aunque parece que algunos padres de familia poco interés tienen en inculcar la religión en sus hijos, muchos otros insisten en sembrarla día a día.

Recordando algunas de las palabras del Beato Juan Pablo II respecto a la fe en el hogar de cada familia cristiana, dice que es una comunidad de vida y de amor, la cual tiene una misión: comunicar el amor.

En una entrevista realizada al Padre Hugo Valdemar, vocero de la Arquidiócesis de México, lamentó que por desgracia se ha olvidado que los primeros educadores, en todos los niveles, no sólo en la fe, son los padres de familia, la escuela es subsidiaria de esa obligación y la Iglesia por su parte, es mera auxiliar de los padres, pero los responsables en educar a sus hijos en la fe son los padres.

LOS PADRES DEBEN CUIDAR LA FE DE SUS HIJOS, DEBEN ABONARLA Y CULTIVARLA YA QUE LA RESPONSABILIDAD EN PRIMER TÉRMINO ES DE ELLOS, NO OLVIDEMOS QUE ES UNA OBLIGACIÓN MORAL Y RELIGIOSA.

La fe es una parte fundamental de la vida de cualquier ser humano, ya que da esperanza, futuro, fuerzas para las adversidades, luz y sentido, nos ayuda a mantener la plenitud; de hecho Cristo, cuando habla de su misión, no dice que ha venido para que tengamos vida en abundancia, ya que ésta no puede ser plena si no está unida a Dios, y como dice San Pablo: “En él existimos, nos movemos y somos.”

Para cultivar la fe en el hogar puede haber cosas muy elementales como encomendarse a Dios desde el inicio del día. Son esas oraciones que debemos enseñar a nuestros hijos para dar gracias al Señor por cada mañana y por la vida, a lo largo del día también podemos tener muchos apoyos de oraciones para acercarnos a Dios, sin olvidar tampoco la asistencia a misa y el rosario. De hecho se recomienda vivir bajo un clima de oración desde el hogar.

Es por ello que me gustaría compartir algunos consejos útiles que los padres podrían seguir para acercar a los hijos al Catolicismo:
  1. Vivir la misa en casa y no sólo en la Iglesia. Si aún sigues creyendo que ser católico es un asunto de asistir a misa los domingos y nada más, te estarás perdiendo de la parte más enriquecedora de ser católico. Habla de Dios y reza en familia todos los días de la semana.
  2. Fomentar un ambiente católico. Debemos crear en nuestros hijos un corazón abierto a la fe católica, lo mejor será que noten claramente que lo que se predica en misa se aplica en casa.
  3. Asumir personalmente el rol de catequizar. Muchos padres esperan que sean los grupos religiosos y las escuelas quienes enseñen a sus hijos sobre la religión. Ahí lo harán valiéndose de recursos pedagógicos que no hay en casa, no hay como poder aprender la historia de la salvación de parte de los propios padres. Ver películas de Dios es un gran recurso.
  4. Llevar a cabo algún apostolado en la familia. Ninguna experiencia ejemplifica mejor las enseñanzas de Jesús que el servicio prestado a los más necesitados.
  5. Rezar por nuestros hijos. Sin importar cual pueda llegar a ser la actitud de los hijos hacia la Iglesia en determinados momentos de su madurez, la oración de nosotros por nuestros hijos siempre será la herramienta más efectiva para solicitarle a Dios que se haga presente en sus corazones.
  6. Revisar nuestros motivos como padres para ser católicos. Si uno no tiene una razón personal clara a prueba de fuego para seguir a Cristo, será poco probable que tengas la pasión por contagiar a los demás de dicho amor a la causa.
  7. Estudiar la religión. No podemos enseñar lo que no conocemos. Así que antes de transmitirles o explicarles a nuestros hijos sobre fe, es necesario estudiarla a consciencia.
  8. Confiar en los caminos de Dios. Si aún resultara que tu hijo necesita un tiempo para analizar su situación personal ante la Iglesia y esto trae como resultado que decida alejarse de la misma, no hay que utilizar la fuerza ni la presión para hacerlo volver. En cambio hay que intensificar su compromiso con nuestra fe, y que nosotros como padres seamos un ejemplo el que lo haga volver.
Recuerda que la fe se abandona constantemente, no pongas como pretexto la edad de los hijos para estar cerca de Dios, todo está en tu forma de acercarlos a Él y en mantener un hogar lleno de fe. Somos privilegiados porque tenemos como ejemplo la Sagrada Familia. La familia es la Iglesia doméstica y la primera responsable de acrecentar y fortalecer la fe en nuestros hijos.

La Bendición de la mesa: Bendecir la Mesa, una costumbre que ayuda a que vuestros hijos vivan en un ambiente cristiano.
Transmitir la fe en familia: Sabemos que la fe cristiana no se limita a oraciones, a catecismo, a ir a misa, a “cumplir”. Creer en Cristo es todo un modo de pensar y de vivir. O, para ser más precisos, es un modo de amar
Lo primero: educarlos en la fe: Con el testimonio diario, los padres pueden ser los mejores guías en el camino de la fe de los hijos.