miércoles, 13 de diciembre de 2017

¿AGOBIADO O RESUCITADO?


Vivimos en una época en que el hombre, más que nunca, se siente profundamente agobiado.

Por: Carlos M Buelba | Fuente: padrebuela.org
1. EL HOMBRE AGOBIADO
Agobiado es un adjetivo que indica, según el diccionario de la Real Academia, al que está «cargado de espaldas o inclinado hacia delante». «Agobiar», es voz derivada del latín «gibbus=giba», o sea, joroba (del árabe «huduba»; de allí el fig. fastidiar, molestar) según su significado etimológico, no es otra cosa que «inclinar o encorvar la parte superior del cuerpo hacia la tierra» o en su segunda acepción: «hacer un peso o carga que doble o incline el cuerpo sobre que descansa». De ahí que, figuradamente, agobiado es el hombre que lleva un peso grande que lo abate, lo deprime, le hace bajar los brazos, lo deja cansado, sin ilusiones, sin ganas de luchar. Es un hombre sin «burbujas», apesadumbrado.

¿QUÉ COSAS AGOBIAN A NUESTROS CONTEMPORÁNEOS?
1º) El hombre moderno está agobiado por las preocupaciones de este mundo: los problemas familiares, las crisis, las situaciones económicas… vive agobiado por el exceso de trabajo: vivimos en una sociedad materialista en la que el trabajo nos impide descansar y dedicar un tiempo a nuestra alma, a Dios, a nuestras familias. Poco a poco nuestro pueblo se va quizá asimilando a lo que es característico de la cultura japonesa: no trabajar para vivir sino vivir para trabajar. Desde la Revolución Francesa hasta nuestros días, ¡cuántos intentos por suprimir el domingo, día instituido por Dios precisamente para el hombre agobiado, para todo el que está fatigado por el peso del trabajo semanal! Además, ¡cuántas veces y con cuánta facilidad los mismos católicos transgredimos para nuestro daño espiritual, no solamente el precepto de la misa dominical sino también el precepto del descanso dominical, ambos resumidos en el tercer mandamiento: santificarás las fiestas! Nos dice Dios, en Ex 20, 2–17: Recuerda el día del sábado para santificarlo –ahora es el domingo, por haber resucitado Cristo en este día–. Seis días a la semana trabajarás y harás todos tus trabajos, pero el día séptimo es día de descanso para el Señor, tu Dios. No harás ningún trabajo, ni tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu sierva, ni tu ganado, ni el forastero que habita en tu ciudad. Pues en seis días hizo el Señor el cielo y la tierra, el mar y todo cuanto contienen, y el séptimo día descansó; por eso bendijo el Señor el día del sábado.

Pero en muchos países, muchas personas se sienten agobiadas más que por este exceso de trabajo, por la falta de trabajo, la cual ha producido en muchas personas la tan actual depresión laboral, o tantas situaciones de desesperación, que incluso han llevado a suicidios motivados por la pérdida de un empleo…

2º – En nuestros días, vemos que los hombres se sienten terriblemente agobiados por muchos miedos: hoy, como nunca, se ve a la gente con tanto miedo. El miedo es una pasión que paraliza, que nos impide crecer espiritualmente. La violencia que se experimenta en las calles, que llega a nuestras casas a través del televisor, hace que el hombre tema constantemente: desde la madre que está terriblemente preocupada por la hija o el hijo que no regresa al horario en que avisó que volvería del trabajo o de la escuela, hasta los ancianos que se encierran en sus casas, con mil pasadores y candados en las puertas, por temor al ladrón, al asesino…

3º – Un fenómeno de nuestra época, aunque ha sido una angustia para todos los tiempos, desde que entró el pecado en el mundo, es el peso de la enfermedad. A pesar de los avances de la ciencia, ¡cuántos hombres viven agobiados por las enfermedades, muchas de ellas todavía incurables! Los dolores físicos son una carga muy difícil de llevar, que muchas veces vienen acompañados de otra enfermedad tan característica de nuestros días: ¡la depresión! La misma es un peso, un agobio tremendo: la depresión abate físicamente y espiritualmente al hombre, lo encorva literalmente.

4º –Pero en realidad no hay ninguna cosa que agobie tanto al hombre, como es el peso de sus pecados.

5º – Ahora bien, por la fe sabemos que por el pecado entró la muerte en el mundo, y esta muerte, originada en el pecado de nuestros primeros padres, hace que vivamos agobiados y humillados por un peso insoportable, si no tenemos una respuesta satisfactoria a nuestros interrogantes existenciales: ¿Quién soy? ¿A dónde voy? ¿Para qué fin estoy sobre la tierra? ¡Cuántos hermanos nuestros no han logrado dar con una respuesta acertada y viven angustiosamente agobiados por el peso de la muerte de un ser querido, ya sea la madre, el padre, un hijo, un amigo…!

En definitiva, al hombre moderno le agobian todas las cosas que causan molestia o fatiga, o más aun, las cosas que le causan tristeza o dolor, y esclavitud anímica o espiritual.

2. JESUCRISTO RESUCITADO LIBERA AL HOMBRE DE SU AGOBIO
 Ante todos los hombres agobiados, encorvados espiritualmente o físicamente por todas estas cargas que son consecuencia del pecado de nuestros primeros padres y de nuestros propios pecados, se nos presenta fulgurante la figura de nuestro Redentor: Jesucristo, agobiado como nadie bajo el peso de la cruz, que cargó con nuestros pecados y nuestras enfermedades, al punto que por sus heridas hemos sido curados (Is 53,5). Mas en este momento, en esta noche sublime, Cristo se nos presenta glorioso, triunfante de todas sus angustias, resucitado de entre los muertos…

¡Sí!, a todos los hombres agobiados Jesucristo resucitado les dice, hoy más que nunca: Venid a mí, todos los que estáis afligidos y agobiados, que yo os aliviaré. Cargad sobre vosotros mi yugo y aprended de mí, porque soy paciente y humilde de corazón; y encontraréis alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana (Mt 11,28–30).

1– Ante el agobio de las preocupaciones de este mundo, Cristo resucitado tiene una solución: Él, como Único Maestro, le enseña a los hombres de hoy, es decir, a cada uno de nosotros: Buscad el Reino de Dios y su justicia y las demás cosas se os darán por añadidura (Mt 6,33); a tantas personas fatigadas de tanto trabajar, agobiadas, quizá nos recuerde lo mismo que a santa Marta: Marta, Marta, por muchas cosas te afanas y sola una es la necesaria (Lc 10,41). O mejor aun, nos señale con toda claridad, como lo hizo con la multitud de judíos que le buscaba ansiosa luego de la multiplicación de los panes: trabajad no por el alimento perecedero, sino por el que permanece hasta la Vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre (Jn 6,27).

«No trabajen por el alimento de cada día», sencillamente quiere expresar la prioridad de valores que debemos dar a lo espiritual por encima de lo material. ¡Tenemos que trabajar…! Para alimentar a nuestros hijos, para sustentar a nuestra familia… pero no debemos dejar esclavizarnos por tantas inquietudes, problemas familiares, etc., que nos impiden dar prioridad a lo espiritual, nos hacen olvidar del primer mandamiento.

Ante el agobio por las muchas tribulaciones, conflictos, angustias, aflicciones… Jesús resucitado nos repite individualmente en nuestra alma: Os digo esto para que encontréis la paz en mí. En el mundo tendréis tribulación, pero confiad: yo he vencido al mundo (Jn 16,33). El don de la paz interior en el sufrimiento, es fruto de la victoria de Cristo; por eso Él nos dejó su paz y constantemente está dispuesto a comunicárnosla. Así vemos que lo primero que dijo, luego de la resurrección a los apóstoles, que se encontraban turbados por mil remordimientos, angustias y temores, cuando se les apareció por primera vez estando las puertas cerradas del Cenáculo, fue sencillamente: ¡La paz esté con vosotros! (Jn 20,19).

2– Ante el agobio del miedo, los mismos ángeles que fueron los primeros en anunciar la resurrección del Señor, hoy nos dicen a nosotros lo que avisaron a las santas mujeres: No temáis. Yo sé que vosotras buscáis a Jesús el crucificado. No está aquí, porque ha resucitado como lo había dicho (Mt 28,5). Pero no son sólo los ángeles quienes nos animan, sino que el mismo Señor, que en el camino se apareció a estas mujeres llenas de temor, hoy, como en aquella madrugada de la resurrección, nos da fuerza, nos robustece, con las alentadoras palabras que nos deben marcar definitivamente en nuestras vidas: Soy yo, no temáis (Mt 28,9). Constantemente Cristo nos dice: No temáis. Lo dijo a través del ángel a María, a José, a los apóstoles en la tempestad, luego de la resurrección, a San Pablo prisionero, cuando se encontraba lleno de temores por los peligros que le acechaban en Corinto: No temas. Sigue predicando y no te calles. Yo estoy contigo. Nadie pondrá la mano sobre ti para dañarte, porque en esta ciudad hay un pueblo numeroso que me está reservado (He 18,9–10). En definitiva, todo la fortaleza que nos da el Señor, se reduce a esta realidad: No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar al alma (Mt 10,28).

3– Ante el agobio del pecado, la fe nos dice: «Fue sepultado, y resucitó por su propio poder al tercer día, elevándonos por su resurrección a la participación de la vida divina, que es la gracia»[1]. Y esto que Pablo VI señalaba en el Credo del Pueblo de Dios tiene su fundamento en aquella expresión patética del apóstol a los corintios: Si Cristo no resucitó, vana es vuestra fe; aun estáis en vuestros pecados. Por consiguiente, los que murieron en Cristo se perdieron (1Cor 15,17), lo que quiere decir que si no hubiese resucitado, nuestros pecados no habrían sido perdonados.

4– Ante el agobio de la enfermedad, el Señor resucitado nos habla por boca del apóstol San Pablo para decirnos: Y nosotros sabemos que aquel que resucitó al Señor Jesús nos resucitará junto con él y nos reunirá a su lado junto con ustedes (…) Por eso, no nos desanimamos: aunque nuestro hombre exterior se vaya destruyendo, nuestro hombre interior se va renovando día a día. Nuestra angustia, que es leve y pasajera, nos prepara una gloria eterna, que supera toda medida. Porque no tenemos puesta la mirada en las cosas visibles, sino en las invisibles: lo que se ve es transitorio, lo que no se ve es eterno (1Cor 4, 14–18).

 Ante el agobio de las tristezas de este valle de lágrimas, nuestra actitud debe ser la de los Apóstoles apenas vieron al Señor: Los discípulos se llenaron de alegría cuando vieron al Señor (Juan 20, 19). La alegría es un mandato de Cristo resucitado a todos sus discípulos. Fue lo primero que ordenó a las santas mujeres cuando se les apareció en el camino: Alegraos.

5– Finalmente, ante el agobio por el problema de la muerte, Cristo nos da la esperanza de la futura resurrección: Si solamente para esta vida tenemos esperanza en Cristo, somos los más miserables de los hombres. Mas ahora Cristo ha resucitado de entre los muertos, primicia de los que durmieron. Puesto que por un hombre vino la muerte, por un hombre también la resurrección de los muertos. Porque como en Adán todos murieron, así también en Cristo todos serán vivificados (1Cor 15, 19–22).

3. LOS DOS PRINCIPALES BENEFICIOS DE LA RESURRECCIÓN DE CRISTO PARA EL HOMBRE AGOBIADO
La resurrección de Nuestro Señor nos trajo dos beneficios principales, en los cuales se pueden resumir los puntos anteriores: nuestra futura resurrección corporal y nuestra presente resurrección espiritual.

a) La futura resurrección corporal
De la primera, tenemos que recordar que es un dogma de fe que profesamos en el Credo cuando decimos: «Creo en la resurrección de la carne, creo en la resurrección de los muertos». Lamentablemente hay que confesar que un número muy significativo de católicos da muy poca importancia a esta verdad de fe, principalmente porque es muy poco predicada. No sucedió así con los primeros cristianos, que era una de las verdades que más tenían asimiladas. Basta leer los testimonios de fe en la resurrección de los muertos que escribían en sus sepulturas. Pero si bien no se lo dice explícitamente, San Pablo nos podría recriminar como a los corintios: ¿Cómo andan diciendo algunos entre vosotros que no hay resurrección de muertos? Si no hay resurrección de muertos, tampoco Cristo resucitó. Y si no resucitó Cristo, vana es nuestra predicación, vana es también vuestra fe… ¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos como primicias de los que durmieron (1Cor 15,12.14.20).

b) Nuestra presente resurrección espiritual.
Cuando el antiguo Catecismo Romano se preguntaba por qué señales se conoce que uno ha resucitado espiritualmente con Cristo, hermosamente respondía con la frase del apóstol: «Si habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas que son de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios Padre (Col 3,1), claramente indica que los que desean tener la vida, los honores, la paz y las riquezas, allí sobre todo donde está Cristo, han resucitado verdaderamente con Cristo; y cuando añade: saborearos en las cosas que están sobre la tierra, agregó también como una segunda señal, para poder con ella conocer si realmente hemos resucitado con Cristo. Pues así como el gusto suele indicar el estado y la salud del cuerpo, de igual suerte, si agradan a uno todas las cosas que son verdaderas, las que son honestas y las que son justas y santas, y con el sentido interior del alma percibe en ellas el gozo de las cosas del Cielo, esto puede ser una prueba excelente de que, quién así se halla dispuesto, ha resucitado en compañía de Jesucristo a la vida nueva y espiritual»[2].

«De cómo al alma muerta por los pecados se le propone como modelo la resurrección de Cristo, lo explica el mismo Apóstol diciendo: Así como Cristo resucitó de entre los muertos para gloria del Padre, así también procedamos nosotros con nuevo tenor de vida. Pues si hemos sido injertados con Él por medio de la semejanza de su muerte, igualmente lo seremos también en la de su resurrección y pasadas algunas líneas, añade: Sabiendo que Cristo, resucitado de entre los muertos, ya no muere; la muerte ya no tiene dominio sobre Él. Porque la muerte que Él murió, la murió al pecado una vez para siempre; mas la vida que Él vive, la vive para Dios y es inmortal. Así también vosotros teneos muertos para el pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús[3].

Porque el amor de Cristo nos apremia, al considerar que, si uno murió por todos, entonces todos han muerto. Y el murió por todos, a fin de que los que viven no vivan más para sí mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos (1Cor 5, 14–15).

CONCLUSIÓN:
Hemos visto como de la resurrección del Señor, han llegado a la humanidad los bienes más grandes. Por eso, todo hombre agobiado, en definitiva, tiene que hacer suya la oración de los discípulos de Emaús, cuando le rogaron sin aun reconocerle: Quédate con nosotros, porque ya es tarde y el día se acaba.

Debemos resucitar con Cristo: ¡Ser hombres nuevos! No hombres agobiados, sino hombres espirituales. No apesadumbrados, sino con alegría de vivir. No abatidos, sino con ansias de hacer el bien al prójimo. No con los brazos caídos, sino con gran capacidad de lucha frente al mal. Sólo empeñados en el bien, en favor de la vida, de la libertad, de la justicia, del amor y de la paz.

 No lo olvidemos nunca: Cristo resucitado nos sigue diciendo: Venid a mí, todos los que estáis afligidos y agobiados, que yo os aliviaré. Cargad sobre vosotros mi yugo y aprended de mí, porque soy paciente y humilde de corazón; y encontraréis alivio. Porque mi yugo es suave y mi carga liviana (Mt 11, 28–30).

María nos lo recuerde siempre.

 
Notas:
[1] cfr. Pablo VI, Credo del Pueblo de Dios, BAC (Madrid 1968) 11–34.
[2] Concilio de Trento, Catecismo Romano, I, VI, 15.

[3] cfr. Ro 6,4–11.

4 VIRTUDES A CONQUISTAR EN ESTE ADVIENTO. CONTINUEMOS CON LA JUSTICIA


Justicia es la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido.

Por: Silvana Ramos | Fuente: Catholic-link.com
La Justicia,  dice el Catecismo de la Iglesia Católica (1807), «es la virtud moral que consiste en la constante y firme voluntad de dar a Dios y al prójimo lo que les es debido. La justicia para con Dios es llamada “la virtud de la religión”. Para con los hombres, la justicia dispone a respetar los derechos de cada uno y a establecer en las relaciones humanas la armonía que promueve la equidad respecto a las personas y al bien común. El hombre justo, evocado con frecuencia en las Sagradas Escrituras, se distingue por la rectitud habitual de sus pensamientos y de su conducta con el prójimo. “Siendo juez no hagas injusticia, ni por favor del pobre, ni por respeto al grande: con justicia juzgarás a tu prójimo” (Lv 19, 15). “Amos, dad a vuestros esclavos lo que es justo y equitativo, teniendo presente que también vosotros tenéis un Amo en el cielo” (Col 4, 1)».

Suena precioso todo esto pero, ¿cómo lo ponemos en práctica?, ¿sabemos cuándo estamos siendo justos? A veces podemos estar cumpliendo la ley al pie de la letra, como dice el Papa Francisco, y sin embargo ser tremendamente injustos. No son pocas las veces en que miramos al cielo y nos lamentamos las injusticias de este mundo. San Juan Pablo II en una de sus catequesis decía: «todos somos conscientes en cierta manera de que no es posible llenar la medida total de la justicia en la transitoriedad de este mundo», pero sí es posible aportar un granito de arena. Aquí  les dejamos algunos consejos que podrían ser útiles.

1. RECONOCER EL VALOR Y LA DIGNIDAD DEL SER HUMANO
Es necesario mirar con respeto y reconocer el valor de cada vida humana en primer lugar. Reconocer lo que se “le debe al otro” de acuerdo al contexto y su situación y su dignidad de ser humano, dignidad que parte desde que es hijo de Dios. Muchas veces al aplicar la ley al pie de la letra se comenten injusticias terribles que pueden encerrar venganza e hipocresía. Somos blandos con quienes amamos pero aplicamos el rigor de la ley y somos implacables con quien despreciamos. La justicia es para todos y no se reduce a aplicar la ley sino a dar a cada quién lo que le corresponde.

2. EL SANO DISCERNIMIENTO
Relacionado con el punto anterior, es necesario “entrenarse” en el sano discernimiento. Evitar los juicios precipitados o llevados por el ardor de los sentimientos. Evaluar la situación y valorar los actos y las condiciones requiere de un tiempo, no significa un tiempo para buscar excusas, sino un tiempo para poder valorar los sucedido justamente. Aquí se evidencia que el sistema de justicia es un sistema que tiene que estar al servicio del hombre, promover la bondad de sus actos y no al revés.

3. PEDIR CONSEJO
En situaciones complicadas y de confusión, que pueden ser situaciones cotidianas con los hijos, entre los esposos, familiares, trabajadores, compañeros de estudios, etc. es prudente pedir consejo a alguien con mayor experiencia y reputación en el tema: nuestros padres, un consejero, un sacerdote, etc. La justicia también tiene que estar dirigida por el amor cristiano, por reconocer que para actuar con justicia necesitamos del amor al prójimo. Esto de ninguna manera significa “pasar por algo todo” sino dar a cada uno lo que lo hará mejor persona.

4. EDUCAR EN JUSTICIA
Las virtudes son adquiridas en un primer momento mediante la educación y el promover los actos virtuosos. Es el hogar el lugar ideal y primero para educar en justicia. La manera justa en que los padres, como primeros educadores, nos comportemos no solo con nuestros hijos, sino entre nosotros y con todas las personas que ingresan y participan de nuestro hogar será el primer referente, y tal vez el más fuerte que nuestros hijos tengan y bajo el cual actuarán.

5. RECURRIR A LA GRACIA Y LA AYUDA DE DIOS
Si bien la justicia se aprende, la virtud es elevada mediante la gracia y la ayuda de Dios. Recurrir constantemente a Él para que nos ayude a ser hombres y mujeres justos es mandatorio. Solo del más justo vendrá esa ayuda necesaria para poder ir descubriendo y ampliando el concepto que de justicia tenemos. Sólo Dios nos ayudará a “abrir los ojos” e ir descubriendo lo que al otro “se le debe”. Pedirle a Dios insistentemente porque su Espíritu nos ilumine y nos ayude a actuar virtuosamente tiene que ser un constante en nuestras vidas.

6. AMAR EL BIEN
Tan simple como suena. Amar el bien, amar todo lo bueno que Dios nos muestra como camino a la santidad. El bien no necesariamente significa “pasarlo bien”, o “sentirme bien”, muchas veces implica esfuerzo sacrificio, renuncia, agachar la cabeza y pedir perdón. Incluso a veces significa ser firmes (pero misericordiosos) con quien amamos, por su bien. Amar el bien es una conquista del día a día.

7. RECURRIR A LOS SACRAMENTOS

Qué mayor asistencia para crecer que el alimento por excelencia para nuestras almas. Los sacramentos de la Eucaristía y de una manera particular el sacramento de la reconciliación nos dan luces de lo que el hombre necesita. Dios actúa con justicia, a través del sacerdote, cada vez que nos acercamos a pedirle perdón por nuestros pecados, por nuestras faltas, por las injusticias que cometemos con los demás y con nosotros mismos. Qué gran escuela de justicia tenemos en este sacramento.

¿SE PUEDE SER CRISTIANO SIN MARÍA?


María con tu sí me has dado a Cristo, por tu sí, yo soy cristiano. ¡Gracias Señora!

Por: Fátima Moreno y Pedro Mira | Fuente: Catolicos Con Acción
 “Dichosa por haber creído” (Lc 1, 45)

El término cristiano es bíblico, el libro de los Hechos de los Apóstoles nos narra que fue en Antioquía en donde los Apóstoles recibieron el nombre de “cristianos” (Hch 11, 26), ahora bien, definido de donde proviene término cristiano, nos podemos preguntar ¿Qué significa ser cristiano? En la más simple de las definiciones cristiano es aquel que cree en Cristo, pero en realidad ser cristiano es aquel que cree en Cristo bajo la Fe de los Apóstoles, ya que no se puede creer en Cristo sino es por aquellos quienes contaron su historia y la han hecho trascender hasta nuestros días, por medio de la Sagrada Tradición en un primer momento, y luego por la Sagrada Escritura.

En nuestra querida América Latina, se ha acuñado el término cristiano para referirse a los hermanos separados que viven su fe, iglesias o sectas de diferentes denominaciones, una equivocación que nosotros como católicos cometemos muy frecuentemente. No se debe caer en el error de reducir el término cristiano únicamente para refiriéndose a hermanos separados, es decir, quienes nacieron de la protesta contra Iglesia Católica (luteranos, calvinistas, anglicanos, presbiterianos, bautistas, pentecostales, etc.) y sectas fundamentalistas que existen en nuestro entorno. Los católicos somos cristianos, siempre lo hemos sido, porque nuestra fe proviene directamente de la Fe de los Apóstoles. La palabra “católico” viene del griego “katholikos”, que significa universal y en los primeros siglos de la Iglesia los términos cristiano o católico se utilizaban indistintamente. Somos cristianos universales, católicos, porque Jesús antes de ascender al cielo nos dejó el siguiente mandato que expone la universalidad de su mensaje: “Vayan y prediquen el Evangelio a toda criatura.” (Mc 16, 15)

San Juan Crisóstomo en su homilía sobre el Evangelio de San Juan 19,2- 3 en el año 390 decía:
“Entonces recibían diversos nombres. Mas ahora tenemos todos un único nombre, mayor que todos aquéllos; nos llamamos cristianos, hijos de Dios, amigos, un solo cuerpo. Esta apelación nos obliga más que cualquier otra y nos hace más diligentes en la práctica de la virtud. No hagamos nada que sea indigno de tan gran nombre, pensando en la gran dignidad con la que llevamos el nombre de Cristo. Meditemos y veneremos la grandeza de este nombre.”

Somos cristianos y bajo la universalidad del mandato que Cristo nos encomendó nos llamamos católicos, por ende somos cristianos católicos; comprometidos en la vivencia del misterio de Cristo a la luz de la Fe Apostólica. Dentro de la Fe Apostólica, María es celebrada tanto en la Tradición como en las Sagradas Escrituras como “Dichosa por haber creído” (Lc 1, 45). No se puede separar a María de la Apostolicidad, ya que desde la comunidad primitiva (compuesta por discípulos, amigos y familiares de Jesús) tenía especial estima entre todos los miembros, el cual se fue extendiendo entre los que se agregaban. Cabe destacar que antes de ser escritos los evangelios, hubo un período de aproximadamente 20 años en que los relatos de la vida de Jesús fueron de boca en boca; pero al ir falleciendo quienes contaban estos relatos, los cristianos empezaron a poner por escrito todo cuanto escuchaban de quienes habían sido testigos de primera mano de la vida y obra de Jesús (La Sagrada Tradición Apostólica).

En este contexto, podemos tomar como referencia el trabajo de San Lucas, discípulo de Pablo, en el cual es palpable que antes de escribir su evangelio, recopiló la mayor cantidad información sobre Jesús mediante una especie de investigación que tuvo que documentar, para escribir su obra y en la que podemos apreciar la importancia de María en la comunidad cristiana; él la llama “llena de gracia” (Lc 1, 28). A partir de este punto podemos empezar a esbozar que la figura de María está estrechamente ligada a la herencia cristiana que hemos recibido de los Apóstoles, no solo por tener el privilegio de haber sido la madre del Cristo, sino por méritos que ella reflejaba en su diario vivir. María fue la primera cristiana, ya que ella creyó en Cristo antes que cualquier otro ser humano, María fue la primera discípula, debido a que ella siguió atentamente los pasos y las enseñanzas de su hijo, siempre fue consciente que el fruto de su vientre era el Mesías, el Hijo de Dios; María fue la primera Apóstol, ya que el día de Pentecostés ella estaba presente en el cenáculo y fue testigo de la obra maravillosa del Espíritu Santo de la cual ella ya era partícipe desde la anunciación años atrás (Lc 1, 35).

Muchas de las sectas “cristianas” que están en el entorno Latinoamericano y con el que a diario nos encontramos, negando la Tradición Apostólica e interpretando a conveniencia la Sagrada Escritura manifiestan un odio tal, que en ocasiones hasta se percibe como diabólico hacia la Madre de Dios, María Santísima; a lo que tomando como base la definición del término cristiano genera los siguientes cuestionamientos: ¿Será digno de un cristiano no amar a la Madre de Cristo? ¿Se honra el nombre de Cristo al ofender a su Madre?

Tratando de obviar la Sagrada Tradición y tomando básicamente lo narrado en los Evangelios, nos podemos preguntar: ¿Cristo negó a su Madre? ¿Les enseñó Cristo a los apóstoles a no querer a su Madre? ¿Por qué entonces la encomendó al apóstol San Juan? ¿Se puede ser Cristiano sin María? ¿Por qué los hermanos separados nos atacan tanto en el tema de María?

Parece un poco extraño que los propios reformadores tenían una concepción de María diametralmente opuesta a lo que predican nuestros hermanos de las sectas cristianas. Veamos que dicen algunos de sus fundadores acerca de la Santísima Virgen María, la madre de Jesús.

MARTÍN LUTERO – FUNDADOR DE LOS LUTERANOS.

Sermón Navidad 1531: “[Ella es] la mujer más encumbrada y la joya más noble de la cristiandad después de Cristo… Ella es la nobleza, sabiduría y santidad personificadas. Nunca podremos honrarla lo suficiente. Aun cuando ese honor y alabanza debe serle dado en un modo que no falte a Cristo ni a las Escrituras.”

JUAN CALVINO- FUNDADOR DE LOS CALVINISTAS.

“Helvidius mostró demasiada ignorancia al concluir que María debió haber tenido muchos hijos, por la razón de que son mencionados algunas veces los hermanos de Cristo”

ULRICO ZUINGLIO – REFORMADOR PROTESTANTE.

Publicó en 1524 uno de sus sermones que trató sobre María, siempre virgen, madre de Dios: “Nunca he pensado, ni mucho menos enseñado o declarado públicamente, nada concerniente al tema de la siempre Virgen María, Madre de nuestra salvación, que pudiera ser considerado deshonroso, impío, sin valor o malvado… Creo con todo mi corazón, de acuerdo con el santo Evangelio, que su pureza virginal nos conduce hacia el Hijo de Dios y que ella permaneció, durante y después del parto, pura y sin mancha, virgen por la eternidad>.

HEINRICH BULLINGER – REFORMADOR PROTESTANTE.

“La Virgen María… completamente santificada por la gracia y la sangre de su único Hijo, abundantemente dotada del don del Espíritu Santo y distinguida entre todos… ahora vive felizmente con Cristo en el cielo, es llamada y permanece siempre Virgen y es la Madre de Dios.”

Es interesante analizar como los fundadores de las iglesias provenientes de la reforma también amaban y veneraban profundamente a la Virgen María, pero aún más interesante como la Iglesia Católica ha logrado custodiar el agradecimiento a ella. Con este artículo no se pretende atacar a las Iglesias protestantes nacidas de la reforma, mucho menos las sectas cristianas que están presente en nuestro entorno, lo que se pretende con este artículo es crear conciencia que no es cristiano apartar a María de nuestra Fe, mucho menos menospreciarla o insultarla, porque dentro del corazón del cristiano lo mínimo que debe de existir es un infinito agradecimiento por haber colaborado con el plan de Salvación que Dios tenía preparado para cada uno de nosotros.


Cristiano sin María no es cristiano. ¿Virgen María que me has dado? con tu sí me has dado a Cristo, por tu sí, yo soy cristiano. ¡Gracias Señora!

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE REDENCIÓN Y SALVACIÓN?


Son dos conceptos muy ligados, muchas veces pueden usarse indistintamente

Por: P. Miguel A. Fuentes, IVE | Fuente: TeologoResponde.org
PREGUNTA:
Primeramente lo saludo cordialmente desde Guadalajara México. Paso a lo siguiente. Bendito Dios encontré esta página en la cual se tratan temas que todo católico debemos saber. Y por mi parte deseo saber cual es la diferencia entre ‘Salvación y Redención’. Si fuera posible le agradecería me resolviera esta duda. Sin más por el momento me despido.

RESPUESTA:
Estimado:
El término ‘redención’ hace más bien referencia al ‘rescate’ (viene del latín redimere, que significa volver a comprar) del pecado, que Cristo pagó muriendo en la Cruz por nosotros.

En cambio la ‘salvación’ es el fruto obtenido por la redención de Cristo, al no estar más enemistados con Dios por el pecado, nuestra alma está en gracia y es este estar en gracia lo que llamamos salvación.

Hay que tener en cuenta que como son dos conceptos muy ligados, muchas veces pueden usarse indistintamente, tanto para indicar el aspecto de haber sido rescatados como el de la salvación.

En Cristo y María.

P. Miguel A. Fuentes, IVE