martes, 1 de mayo de 2012

JESÚS HABLA


AQUELLOS QUE SON LEALES A MI SERÁN LLEVADOS, EN EL PESTAÑEAR DE UN OJO, SIN SUFRIMIENTO, DENTRO DEL NUEVO CIELO Y TIERRA.
Jueves, 26 de abril del 2012, a las 20:30 hrs.

Mi muy querida y amada hija, otra vez, Yo debo decir a todos los hijos de Dios, que no se sientan preocupados de los atemorizantes eventos por venir.

Toda la Humanidad presenciará Mi Misericordia pronto y muchos, mientras con remordimiento por sus pecados, no tendrán temor de Mí.

En cambio, sus almas serán inundadas con Mi Divino Amor. Mi Luz irradiará a través de sus cuerpos y ellos se regocijarán.

El momento para la Nueva Era de Paz, trae tremendo gozo y emoción para aquellos que reconocen Mi Mano Misericordiosa.

Todo pecador está invitado a vivir la vida eterna y no deben alejarse porque estén confundidos.

Mi Era de Paz será una Nueva Tierra, en donde 12 naciones regirán bajo Mi guía.

Ustedes vivirán en paz, amor y armonía. Los alrededores naturales que ustedes ven en la Tierra hoy, palidecerán insignificantes, cuando sean comparados con el mundo que está por delante.

¡Aquellos preocupados o temerosos por su familia o seres queridos, tráiganlos con ustedes a Mi maravilloso Nuevo Paraíso!

Recen por ellos y Yo les daré gracias especiales, para que así les sea dado el don de reconocer Mi amor.

Este es el deseo más grande de Mi Padre, ver la maravilla, el gozo y el amor brillar a través de cada uno de Sus preciosos hijos, cuando El revele el Nuevo Paraíso.

Ustedes serán reunidos con sus seres queridos, que murieron en estado de gracia y que serán resucitados de la muerte.

¿Por qué ustedes no creerían en ese don? Cuando ustedes confíen en Mi promesa de venir otra vez, entonces sentirán paz.

Todo lo que Yo pido es que ustedes se preparen por medio de la oración. Cuando ustedes pidan gracias y por otros, todo estará bien.

Mi misericordia es tan grande, que pocos dejarán de reconocer Mi Promesa Divina de reunir a todos los hijos de Dios y llevarlos a casa y lejos de las tenazas de Satán y sus ángeles demonios.

La verdad de Mi Reino, será vista incluso por los ateos que estarán conmocionados. No obstante, su incredulidad, en la mayoría de los casos se convertirá en amor humilde y aceptación.

Mientras muchos tiempos difíciles quedan por delante, ninguno será tan difícil que ustedes no puedan sobrepasarlo, a través de su amor y devoción a Mí, su Jesús.

Por favor, no permitan el miedo en el camino de aceptar, con gozo, el don de Mi Nuevo Paraíso.

Aquellos que son leales a Mí, serán tomados, en el pestañear de un ojo, sin sufrimiento, dentro del Nuevo Cielo y la Nueva Tierra.

Lo que les debería preocupar a ustedes, son aquellos pecadores endurecidos que no Me pedirán que les perdone, que rechazarán Mi Mano y que en cambio, se aferrarán a sus malos caminos.

Ellos necesitan sus oraciones.

Recen mucho por la salvación de sus almas.

Su amado Jesús